Diferencias 3: ¡No aceptes nada de los extraños!

Pues parece ser que esa típica frase con la que nos hemos criado la mayoría en España aquí no aplica. Es otra de las cosas que ya me habían comentado, pero ahora lo voy viendo con mis ojos.

Aquí ni se lo deben haber dicho, parece que es lo más habitual del mundo, y a la mínima, todo el mundo les ofrece cosas a los niños, con toda su buena intención. Ya sea en el parque, o esperando en algún sitio. Galletas, chocolatinas, caramelos… Y además, queda un poco mal decir que no, y la gente se queda como sorprendida, aún así, yo como voy por libre siempre que puedo les digo que no gracias…

En general, aquí la gente parece vivir menos emparanoiada y mucho más confiada, igual que me chocó tanto que las puertas de las guarderías estuvieran siempre abiertas. Esperemos que sea con motivo.

¡Saludos a todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s