Archivos

Manualidades: Mini Lavabo

Hola a todos!

Hoy os traigo mi adaptación del baño al peque. Ya que el lavabo que tenemos es voladizo, y que al ser tan chiquitín ni con el escalón apañaba muy bien, y sobre todo para afianzar la rutina del lavado de dientes me parecía importante que tuviese un acceso cómodo, pues en base a ideas que vi me planteé a ver cómo podía resolverlo.

Sigue leyendo

Mesa de Luz: Jugando con bolitas

Una de las ideas que tenía claro que quería hacer en nuestra mesa de luz era jugar con las waterbeads, desde que lo vi en el Blog de Tigriteando.

Siempre me han encantado, yo recuerdo que mi madre tenía y me las apropié porque molaban un montón.

¡Así que tenía 3 paquetitos comprados desde el verano! (Eso sí, biodegradables y no tóxicos, por si las moscas). Tenía idea de abrir uno sólo… pero al final los abrimos todos.

IMG_20150923_202946

Y la verdad, es que con o sin mesa de luz, me parecen un elemento super entretenido, para los niños, mi hijo se pasó 2 días horas y horas jugando con ellas.

Primero, el ver como van cambiando, de ser sólidas a blanditas, cómo se van haciendo grandes y el agua se va… llama mucho la atención.

Y luego, cogerlas con la mano, con cucharas… ponerlas en recipientes, volcarlas, hacer trasvases… Pues eso, horas de entretenimiento.

¡Barato y muy recomendable!

Diferencias 18: Segundamano – Flokhmarkt

Aquí el comprar y vender de segundamano está super-normalizado. En especial ropa y juguetes de los niños, así, ahora (de cara al invierno, supongo que es más habitual en los cambios de estación), están haciéndose montones de Flohkmarkt (Mercadillos de segunda mano), en estas semanas van lo menos 5 o 6, aparte del flohkmarkt semanal.

Es un buen sitio para encontrar cosas, a veces en muy buen estado, y a un buen precio. Nosotros ya hemos picado varias veces, en especial, siempre cae algún juguete para el peque. 🙂

Diferencias 16: Resolución de conflictos de niños

El otro día estábamos en el parque y vi de nuevo una situación que me dio que pensar.
Dos niños querían sentarse al mismo sitio, ninguno quiere ceder, uno empieza a empujar al otro e intentar echarle, se pone nervioso y empieza a llorar.

Ambas madres se acercan, y hablan con ellos, la madre de del niño que llora se acuclilla para estar a su altura, le habla en tono bajo y tranquilo, el niño sigue nervioso y aunque el niño forcejea, la madre con cariño, sin brusquedad, lo lleva aparte, se sienta con él, le habla, le abraza… Cuando se va calmando se juntan todos de nuevo e intentan hablar lo ocurrido.  En ningún momento nadie sube el tono. A mi me pareció un comportamiento de libro, la verdad.

Cuando iba al parque en España situaciones de este estilo siempre he visto que lo más habitual es que tiendan a resolverse de forma bastante brusca, ya sea por parte de los padres o por su falta de intervención…

 Hay quien me ha dicho que es un poco de cara a la galería este comportamiento en los parques… que luego en las casas sí que se gritan, pero bueno, la verdad es que yo no lo he visto, diría que no he visto a ningún padre ni madre alemanes levantar la voz a sus hijos. Aunque seguro hay excepciones, como en todo.